Ruta por los monasterios más importantes de Granada

TIEMPO DE LECTURA: 3 minutos

Una de las mejores formas para conocer Granada es observando la historia y el arte que esconden los edificios de la misma. Por eso hoy vamos a hablar de uno monumentos más importantes de Granada: sus templos cristianos, concretamente sus monasterios. Los conventos son una figura esencial a tener en cuenta durante la Reconquista cristiana, ya que los Reyes Católicos querían demostrar su poder y dejar atrás los símbolos musulmanes, tal y como puedes ver a continuación.

Monasterio de la Concepción – Museo Conventual

¿Quieres conocer uno de los conventos de clausura más antiguos de Granada? En el barrio de Alabaicín podrás descubrir los lugares más representativos dentro del monasterio, recorriendo un total de 12 salas en las que contemplarás obras de arte, documentos y objetos propios del templo religioso. Además, desde su construcción en el siglo XVI ha ido albergando un gran patrimonio, pero no solo religioso, también histórico y cultural. Es muy importante tener en cuenta los motivos y el contexto en el que se crea el conjunto artístico que podemos encontrar en su interior, como las pinturas y esculturas de autores de la talla de Alonso Cano, Juan de Sevilla o Alonso y Pedro de Mena.

Monasterio de San Jerónimo de Granada

En el casco antiguo de Granada podemos encontrar el primer templo cristiano del mundo que se consagró a la Inmaculada Concepción de María. El recinto está formado tanto por iglesia como por el monasterio, construido gracias a los Reyes Católicos. La iglesia es de planta latina y destaca su altar, decorado con una gran cantidad de personajes históricos, ángeles, héroes y figuras míticas. Además, tiene una gran relevancia histórica, puesto que en el crucero de la iglesia se halla enterrado Gonzalo Fernández de Córdoba, también conocido como el Gran Capitán.

Por otro lado el monasterio no se queda atrás. Cuenta con dos claustros con un jardín precioso, siendo uno de ellos decorado al detalle con las bases del Renacimiento, considerándose toda una joya del movimiento artístico. En el segundo claustro, que actualmente es de clausura, residió Isabel de Portugal durante su viaje de luna de miel. ¿Interesante verdad?

Abadía del Sacromonte

El monumento de la Abadía es uno de los edificios imprescindibles que ver en Granada. Situada en el monte de Valparaíso, la Abadía forma un conjunto monumetnal que ha ido creciendo y evolucionando a lo largo de los años. De esta manera, comenzamos por sus edificaciones más antiguas siendo las Santas Cuevas y la Iglesia de la Colegiata (de estilo barroco) la cual se encuentra dentro del rectorado, pero sobre ella podemos ver el coro. Si hay algo que tiene que ofrecer la Abadía es la historia que contiene unida con su funcionalidad contemporánea, donde todos los devotos cristianos puedan acudir a misa y a su vez los turistas puedan acceder a ver la Abadía en su interior. Sin embargo, estas dos no son las únicas funciones que contempla, puesto que en su interior podemos encontrar una residencia de estudiantes anexa al colegio nuevo cuyo uso se mantiene en la actualidad.

Monasterio de la Cartuja de Granada

Según muchos expertos en el Monasterio dedicado a Nuestra Señora de la Asunción es el máximo exponente del arte Barroco en España y por supuesto, en Andalucía. El templo pertenece a la orden de la Cartuja, nacida en el siglo XI en Francia siendo devota a San Bruno. De esta manera el Monasterio de la Cartuja siguen los conceptos de soledad tanto de oriente como de occidente.

A principios del siglo XVI llegaron a Granada monjes de la orden de la Cartuja y decidieron establecer una nueva sede allí. De esta manera, su construcción comenzó con Fray Alonso de Ledesma como arquitecto para el monasterio que, en primera instancia fue promovido por el Gran Capitán aunque más tarde se separó de esta edificación, la cual se terminó dos años más tarde. Sin embargo, en el siglo XIX se derruyeron el claustro y los dormitorios de los monjes, aunque las demás dependencias se pueden visitar. ¡No te puedes perder su claustro!

 

Como colofón final a esta pequeña ruta por los monasterios, te recomendamos saborear en uno de los bares granadinos una cerveza artesana Granada. ¡No hay nada como disfrutar un buen zumo de cebada para finalizar tu visita!