Huéscar: desde casas cueva hasta los Alba

TIEMPO DE LECTURA: 4 minutos

Aunque seguramente cuando digas Huéscar, la gente dirá: ‘¿Huesca? ¿En Aragón?’. Hay un bonito pueblo en la zona norte de la provincia de Granada que bien vale una visita. ¿Sabías que, además de sus casas cueva, disponen de una casa del señorío de Alba? Si quieres conocer un pedacito más de la provincia de Granada, aquí te dejamos toda la información que necesitas saber para visitar Huéscar.

Historia de Huéscar

Tal y como te hemos informado, el pueblo se encuentra en la zona centro-norte de la provincia de Granada, exactamente en el área conocida el Altiplano granadino. Su enclave geográfico ocupa una posición estratégica, ya que durante muchos años la zona ha sido un punto clave para el tránsito entre la zona de levante y Andalucía.

Conocida antiguamente como Úskaren la época del neolítico empezaron a aparecer los primeros pobladores, consolidándose el asentamiento humano en las épocas posteriores con los romanos y los musulmanes, quienes llegaron a conquistar hasta los territorios limítrofes con la actual Murcia.

Tras la caída de su castillo, la población vio la necesidad de construir una alcazaba que rodease todo el territorio y que tuviese tres puertas de entrada: la del Sol, la de Castril y la del Arrabal.  Unos años después, en 1435, la ciudad cae en manos de la Orden de Santiago, iniciándose en ese momento un período en el que la población pasaba de las manos de los musulmanes a la de los cristianos y viceversa.

Finalmente, con la llegada de los Reyes Católicos, se instauró el cristianismo. Más adelante, en la época del Conde Lerín, se convierte en señorío y lo anexiona a sus posesiones, produciendo la emigración de gente navarra a estas tierras.

En 1512, el señorío de Huéscar pasa a manos del II Duque de Alba. A partir de esta época, el señorío empezó a desarrollarse económicamente y, por consiguiente, se produjo un aumento de población, consagrándose como el primer Siglo de Oro. Esta situación se volvió a repetir cuando Huéscar pasó a formar parte de las posesiones del Arzobispado de Toledo hasta 1954.

Plaza del pueblo de Huéscar y sus casas cueva

Cómo llegar a Huéscar

Aunque no se encuentra muy lejos de Granada capital, sus conexiones son un poco complejas. Puedes llegar hasta Huéscar de las siguientes maneras:

  • Autobús. Huéscar dispone de parada de autobús. Existen trayectos desde Granada y Murcia, entre otros destinos. Puedes consultar las rutas, horarios y precios aquí.
  • Coche. Si dispones de vehículo propio, puedes llegar al pueblo desde Granada a través de la A-92 y la N-342. Viniendo desde Murcia, podrás hacerlo a través de la A-7 y la A-92. En cambio, si tu punto de partida es Madrid, puedes hacerlo directamente desde la A-3.
  • Tren. El pueblo de Huéscar no dispone de estación propia, pero dispones de algunas cercanas como la de Calasparra (Murcia), Guadix o Granada capital.

Qué ver y hacer en Huéscar

Huéscar es la opción perfecta para una escapada de un día desde Granada, aunque si prefieres alargar un poco más tu estancia, siempre puedes alojarte en una casa cueva como te contaremos más adelante. Si vienes hasta aquí, esto es todo lo que puedes ver y hacer en Huéscar:

  • El parque Municipal Rodríguez Penalva. Se construyó en 1940 por Don Manuel Rodríguez Penalva, aunque en 1948 fue redecorado por el arquitecto de la Puente, convirtiéndose en uno de los grandes pulmones naturales de Huéscar.
  • El Museo José de Huéscar. Este señor fue un dibujante de cómic que tuvo que emigrar a Francia durante muchos años y te preguntarás: ¿por qué está aquí toda su obra? No hay ningún hecho en especial. Simplemente, el señor coincidiendo su apellido con el nombre del municipio, decidió donar al museo toda su obra antes de fallecer. Allí, podrás disfrutar de obras como el cabo Rusty, el perro Rintintin y la adaptación de las Aventuras de Mowgli para la editorial Vaillant.
  • El Teatro Oscense. Ubicado junto a la iglesia del antiguo Convento de Santo Domingo, el edificio es una de las grandes joyas de Huéscar. Con decoración mudéjar, fue realizado a mediados del s.XVI, aunque se rehabilitó en el año 2004.
  • Torre del Homenaje. Su estructura como tal es la construcción defensiva que pertenecía a la antigua fortaleza del pueblo. Actualmente, constituye el gran mirador de Huéscar desde donde se puede ver los restos que todavía quedan de su muralla.
  • Cicos (Centro de interpretación del Cordero Segureño). Ubicado en el interior del Convento de San Francisco, fue rehabilitado en 2014 para albergar la exposición permanente del producto gastronómico por excelencia del municipio: el cordero segureño.
  • Iglesia de Santa María. Es una iglesia gótica-renacentista y, originalmente, iba a ser una catedral. Se construyó bajo las directrices de Jacobo Florentín y ha sido declarada Bien de Interés Cultural y Monumento Nacional.
  • Fuencaliente. A tan solo 2 kilómetros del centro del pueblo, se encuentra este espacio natural con jardines y un espacio reservado para el baño. ¿Sabías que la temperatura de su agua se mantiene constante a lo largo de todo el año?

Las casas cueva de Huéscar

casas cueva Huéscar

Si decides alargar un poco más de lo normal tu estancia en Huéscar, no hay lugar a duda en cuanto a la elección de tu alojamiento se refiere. Se trata de alojamiento únicos, en cuyo interior encontrarás una temperatura que no excede los 20 ºC a lo largo del año. Las casas cueva es un tipo de construcción típico de esta zona de Granada que se convierte en una opción más que acertada si te fascina el turismo rural.

Pero que no te engañen, alojarse en una de ellas no quiere decir que tengas que renunciar a cualquier tipo de comodidad. En su interior dispondrás de todo lo necesario para disfrutar de una estancia más que agradable, además de una gran amplitud en su interior.