Expresiones granadinas que no sabías

TIEMPO DE LECTURA: 3 minutos

Es imprescindible que antes de embarcarnos en un viaje, nos hagamos con el idioma del lugar al que vamos. No estamos hablando del extranjero, tampoco hablamos de una lengua difícil de aprender, nos referimos al andaluz y a las expresiones granadinas que no sabías, pero que utilizas a menudo. Este dialecto es rico en vocabulario, con entonaciones de todos los tipos incluso acentos.

Probablemente Andalucía sea la zona de España donde más puede cambiar un acento a otro en escasos kilómetros de distancia. La forma de hablar es otro tema, los sevillanos ya canalizaron la suya y la hicieron propia, al igual que los malagueños, gaditanos o granadinos. Por esa razón, antes de poner rumbo a Granada, conviene tener claro aquellas expresiones granadinas que no sabías.

A continuación, te proponemos una ristra de palabras que si vas a Granada utilizarás/escucharás muy a menudo:

Expresiones granadinas que no sabías
Expresiones granadinas que no sabías

BOCANÁ

Más bien utilizado para cosas negativas, la Real Academia tendría que hacer un estudio profundo de su significado. Siempre que digas algo inoportuno en un momento que no lo requiere, no sueltes una “bocaná” porque te llamarán la atención. Al igual que un sevillano se refiere a algo como “qué coraje” los granadinos dirían que le ha dado una “bocaná” cuando han visto algo que les desagrada.

CUCHI

Más bien sería una traducción de caramba, ¿y qué es caramba? Pues “cuchi” o “vaya tela” para los que parezcan decepcionados por una situación o todo lo contrario, muy asombrados.

CHAVEA

Esta palabra tan singular sirve para referirse a los jóvenes granadinos de unos 16 o 17 años. Lo que sería un chaval para gran parte de España, para esta región del sur, denominan a los adolescentes de esta manera.

Expresiones granadinas que no sabías
Expresiones granadinas que no sabías

ENCARTAR

Del no me apetece, no tengo ganas o “no me renta” viene el… “No me encarta”. Una de las expresiones granadinas que no sabías, pero que los habitantes de Granada utilizan sin descanso para hacerte ver que no les gusta nada el plan que estás proponiendo.

MANDAILLO

De la palabra mandar, se ha llegado a convertir en mandao, pasando por mandaillo. Y es que esta palabra se utiliza para decir que tienes que hacer unos recados, solucionar unos asuntos o salir un momento a arreglar unos papeles. Nada demasiado complicado, cosas simples, pero que los granadinos condensan en una sola palabra.

LA VÍN

Otra de las expresiones granadinas que no sabías es esta. Para cualquier cosa que te produzca asombro o sorpresa, meter esta palabra entre tus frases hará que todos crean que eres de Granada de toda la vida. Puede que solo las personas mayores suelan tenerla como vocabulario habitual, pero lo cierto es que es muy útil cuando lo que estás viendo te ha dejado con la boca abierta.

Expresiones granadinas que no sabías
Expresiones granadinas que no sabías

POLLAS

Sí, quizás una palabra bastante malsonante que retumba en los oídos de cualquiera. Que no te asuste usarla, los granadinos la incluyen entre las expresiones granadinas que no sabías más utilizadas. “Pollas” tiene significados para todo, como por ejemplo no querer especificar lo que estás haciendo porque te parece una tontería.

Aunque también puede ser usada en situaciones más desagradables o molestas “¿qué pollas haces?”. Esta expresión es más corriente en el resto de España, pero los granadinos la frecuentan a diario.

En cambio si le añadimos una “a” al principio y “rdao” al final, se convierte en “apollardao”. Más comúnmente conocido como “estás atontao”.

YONI

¿Recuerdas ese individuo que vestía con ropa blanca, llamativa, cadenas y gorras? Pues bien, se ha escuchado mucho la denominación de “cani” hacia aquellas personas que seguían una corriente contraria a la de los pijos. Una de las expresiones granadinas que no sabías, es que a este grupo de personas se les llama “yoni”.

Como puedes comprobar el vocabulario de una provincia puede llegar a ser muy extenso. Es fácil creerse que existen palabras para todo que no hayamos escuchado jamás aunque creamos que sabemos mucho español. ¡Antes de ir a Granada asegúrate de que conoces su forma de hablar! No es difícil perderse en sus conversaciones.