Cómo sobrevivir al verano de Granada

TIEMPO DE LECTURA: 4 minutos

Llegan los meses  más calurosos y empiezan las escapadas a la costa como sea. Cómo sobrevivir al verano de Granada es algo que se cuestionan tanto los granadinos como los turistas que se dirigen a ella. A pesar de encontrarse en Andalucía, su climatología tropical hace que la humedad moje un poco las mejillas, pero que la sensación de calor sea aún más superior que la de otros puntos de España.

En esta provincia es fácil huir de las altas temperaturas y a la vez encontrarse en lugares increíbles. Nosotros te damos los consejos de cómo sobrevivir al verano de Granada y además pasártelo en grande.

Empezando por la noche granadina, el tiempo suele aliviar a sus visitantes bajando un par de grados. No como en el desierto, pero lo suficiente para poder seguir haciendo turismo por los monumentos de la ciudad. Además, las playas se encuentran a pocos kilómetros por si el asfalto empieza a ser abrasador.

Aquí te dejamos todo lo que puedes hacer si no sabes cómo sobrevivir al verano de Granada:

Cómo sobrevivir al verano de Granada
Cómo sobrevivir al verano de Granada

Qué hay cerca de Granada

A tan solo 20 kilómetros, podemos observar la cordillera que asoma por entre las casas granadinas. Si están todavía nevadas, es posible que seamos capaces de admirar lo asombrosas que son cuando el blanco llega a cubrirlas. A partir de mayo no creemos que se pueda seguir esquiando, pero acercarse a visitarlas no es mala idea si en el núcleo urbano el calor es insoportable.

Además, puedes hacer cientos de actividades en estas zonas de Granada como: ir a ver las casas cueva, esquiar, hacer senderismo o alojarse en una casa rural con amigos. Lo bueno es que puedes seleccionar aquellas partes que estén más altas si necesitas algo más de frío. Si no te apetece volver a sacar una chaqueta, a tan solo 60 kilómetros se encuentra la costa tropical.

Esta parte está repleta de playas y calas asombrosas para los más curiosos que adoren el mar. La arena no es especialmente fina, de hecho las piedras abundan bastante, pero siempre hay alguna que agrade mucho más. De colores más oscuras y aguas cristalinas, Granada presume de playas tropicales maravillosas para combatir el calor.

Cómo sobrevivir al verano de Granada
Cómo sobrevivir al verano de Granada

Agua y más agua

Como ya hemos mencionado antes, si quieres saber cómo sobrevivir al verano de Granada, lo mejor es que te remojes. Si no te gusta mucho la playa o quieres algo más aventurero, entre las montañas hay lugares asombrosos para que vivas una experiencia refrescante.

Cercano a Sierra Nevada, se encuentran unas lagunas impresionantes que llaman la atención de los turistas. Las tranquilas aguas transparentes son ideales para pasar un buen rato sin asarte de calor.  De camino a Alpujarra, se encuentran los pueblos blancos de inmensa belleza. Gracias al color claro, la luz del sol se reflecta sin absorber la temperatura que nos hace perder el sentido.

Es un lugar ideal para alojarse en los meses de verano y está localizado a pocos metros de pozas o ríos. Que hablando de estas formaciones naturales, Río Verde, Castril y Cahorros, son perfectos para darse un chapuzón en mitad de la naturaleza. Hay muy poca gente que opta por estas opciones para el verano, así que puede que estés tú solo en mitad de un paisaje natural incomparable.

Cómo sobrevivir al verano de Granada
Cómo sobrevivir al verano de Granada

En la ciudad

Sí, estamos recomendando Granada entre nuestros consejos de cómo sobrevivir al verano de Granada. Aunque no exactamente se trata de pasear por el centro de la ciudad, sino alejarse un poco para encontrarse cara a cara con la Alhambra.

Este precioso monumentos es genial para respirar un poco de aire fresco. Su arquitectura conserva el frescor atrapado en sus paredes y suelos. Lo cierto es que los andaluces saben bien como hacer frente a las olas calurosas, ya sus anteriores conquistadores les dejaron las claves necesarias para que no fueran meses insufribles.

Ya sabían en el año 711, que había que hacer algo para poder estar a gusto por la provincia. Los Jardines del Generalife aportan a la zona exterior de este emblemático monumento un soplo de aire fresco desde bien temprano por la mañana. También el interior del edificio invita a ser visitado aunque sea la peor hora y podrás ver sus galerías donde se está bien aunque el sol se encuentre en picado.

Sin embargo, si por el día no tenemos ganas de recorrer monumentos, podremos visitarlos por la noche y aprovechar la caída del sol para tomarnos unas tapas al salir. ¡Un planazo!